639 HERCIOS ES LA FRECUENCIA DEL CORAZÓN (2020)

 

Circuito electrónico interactivo, placas de cobre, impresos, composición sonora (2:00)

El circuito electrónico de la pieza se completa cuando los dos polos en cobre son conectados mediante cuatro o más personas tomadas de las manos. 

 

 

 

 

 

 

Las frecuencias de Solfeggio son una escala compuesta por seis tonos: 396 Hz, 417 Hz, 528 Hz, 639 Hz, 741 Hz y 852 Hz. Ha sido empleada desde la antigüedad con fines sacros, de sanación y armonía. Por ejemplo, esta escala fue utilizada por los monjes gregorianos como estructura compositiva durante la meditación. Actualmente, científicos y musicólogos confirman que la escala de seis tonos tiene un efecto positivo en la mente y en el cuerpo.  

 

La escala Solfeggio se origina en el siglo XI, en donde Guido d'Arezzo - un monje benedictino y uno de los primeros teóricos musicales de la historia -  retomó los estudios de Pitágoras sobre afinación musical en quinta justa o quintas perfectas y estableció seis tonos como aquellos que mejor se conectaban con las vibraciones de la naturaleza.  

 

También destaca que la suma de las cifras en cada uno de estos seis tonos siempre resulta en 3, 6 y 9. Y se relacionan directamente con la teoría de Nikola Tesla sobre la relevancia e influencia de estos tres números en el universo, lo cuales Tesla llamó vibraciones raíz.

 

 

 

      396                   3+9+6 = 18    1+8 = 9      

417                   4+1+7 = 12    1+2 = 3

528                   5+2+8 = 15    1+5 = 6

639                   6+3+9 = 18    1+8 = 9

741                   7+4+1 = 12    1+2 = 3

852                   8+5+2 = 15    1+5 = 6

 

 

 

 

 

 

 

 

Existen varias aproximaciones sobre los beneficios adjudicados a cada uno de estos tonos, algunas más orientadas a prácticas espirituales, otros de relajación, otros de sanación y restructuración de tejidos y órganos. Sin embargo, todas las versiones confluyen en puntos en común sobre los efectos de estas vibraciones en el cuerpo humano.

 

639 hercios es llamada la frecuencia del corazón, o frecuencia del amor. Ha sido identificada como aquella que se ocupa de equilibrar el centro de energía ubicado en el pecho, también llamado chakra del corazón. Este punto energético se encarga de regular las emociones relacionadas con el amor propio, el amor hacia los demás, la compasión y la armonía en las conexiones que establecemos con nuestro entorno.

 

 

 

 

 



Gráficos_ Humberto Vanhuten

Desarrollo de Sistema electrónico_ Edgar Mondragón 

 

 

2020 © Ana Paula Santana